Tuya Ampliar

Tuya

El también llamado 'árbol de la vida' es una conífera de forma alargada y cónica cuya altura depende de la variedad; este nombre se fundamenta en la relación que establecían los nativos del Continente Americano entre el árbol y la salud, ya que utilizaban la vitamina C presente en sus hojas en el tratamiento del escorbuto

Más detalles

El también llamado 'árbol de la vida' es una conífera de forma alargada y cónica cuya altura depende de la variedad; este nombre se fundamenta en la relación que establecían los nativos del Continente Americano entre el árbol y la salud, ya que utilizaban la vitamina C presente en sus hojas en el tratamiento del escorbuto.

Pertenece a la familia de las cupresáceas, como el enebro, el ciprés, la sabina o el tejo. Se trata de un árbol de hoja perenne. Éstas poseen forma de escamas y, aunque normalmente son de color verde, suelen oscilar desde los tonos más oscuros hasta los de tinte dorado.

Resisten climas extremos, aunque al plantarlas ha de tenerse en cuenta que prefieren los lugares no excesivamente sombríos, en terrenos calizos y no muy encharcados. Su crecimiento es muy lento y puede morir si durante su desarrollo está en condiciones de sequía.

No requiere excesivas atenciones para mantenerse sana; tan solo es adecuado podar una vez al año y mantener el terreno húmedo, pero sin llegar a inundarlo. Además, las plagas de insectos no suelen afectar a esta conífera. Con un mantenimiento mínimo, será un huésped de excepción en todos los jardines, mostrando su espeso follaje durante todo el año, tanto si se cultiva de forma independiente como formando setos.